El recuento de la Derrota Anunciada de Gaby

Viernes, 24 Abril 2015 13:33 Escrito por  Carlos Avalos/Entre Líneas Publicado en Opinión Visto 4412 veces
Valora este artículo
(3 votos)

“Todo lo que sube, tiene que bajar”: Isaac Newton. Luego de 20 días de haber sido entregadas las constancias para participar en la contienda electoral 2015, podemos decir que concluye el primer tercio de la campaña. En esta ocasión haremos un análisis apegado a la veracidad de hechos documentados y tácitos en lo que respecta a la candidata a la presidencia municipal por el Partido Acción Nacional, Gabriela Benavides Cobos.


Gaby Benavides arrancó campaña desde el 15 de octubre del 2012, inmediatamente que tomara posesión del cargo como edil electo Virgilio Mendoza Amezcua. Era el paso ejecutado de una decisión tomada con anterioridad, luego de confirmarse el triunfo electoral , se dispusieron las cosas para que el proyecto Virgilista permaneciera por 6 años, mientras que la proyección de Mendoza Amezcua, era de altas miras: llegar a la gubernatura.
Con este antecedente, Benavides Cobos inició su peregrinar junto con Virgilio cual dama de compañía a todos los eventos que el hoy edil con licencia asistía, acudiendo a las entregas de becas, uniformes, yendo a las escuelas, visitando colonias, etc, etc, todo aquello que oliera a posicionamiento político, sin que prácticamente le costara un peso.
La táctica tuvo un resultado: A mediados del 2014, los números decían que la figura de Gabriela, tenía ya una aceptación popular del 85% de la población, mientras que sus posibles rivales políticos para el 2015 que eran: Fernando Morán, Memo Topete, Francisco Zepeda y Nabor Ochoa, no reunían las expectativas individualmente en ese momento.
Esa información tuvo una consecuencia: la soberbia llegó a la cabecita de la diputada local por el Distrito XII y comenzó a actuar como presidenta sin serlo. Esto empezó a percibirse entre la gente, que corría el rumor entre las calles y por supuesto eran callados por los neopanistas convenencieros, que beneficiados por algún programa salían a la defensa a ultranza, haciendo que se minimizara el hecho. Al llegar noviembre del 2014, su puntuación de aceptación era de un 48%. Los alegres panistas posicionados en el ayuntamiento, le restaron importancia al hecho.
Comenzaron los destapes a las diferentes candidaturas ya en el 2015; y el 23 de enero en un local por el rumbo de Las Brisas, en el festejo del onomástico de Mendoza Amezcua, me llamó la atención un hecho: Jorge Luis Preciado quería anuncia a Virgilio como el candidato a la gubernatura por el PAN, y el armeritense se negó, argumentando que estaba festejando su cumpleaños y que no quería tocar el tema político.
Virgilio astutamente agotó los tiempos, esperó a que el PRI se arreglara y nombrara como Candidato a Ignacio Peralta Sánchez para cumplir lo prometido: “Si va Nacho a la gubernatura, yo no voy”, hecho que anunció el 10 de febrero, efectuada desde las 5 de la tarde en el restaurant el caballito en una rueda de prensa, donde argumentaba que permanecería en la alcaldía hasta terminar su período –lo cual incumplió por cierto-, y aunque él tenía en las manos el resultado de una encuesta donde se posicionaba 7 puntos porcentuales arriba del hoy abanderado priísta, aún así declinó en sus pretensiones.
La desilusión del pueblo manzanillense no se hizo esperar, se preguntaban cómo había sido posible que hubiera sucedido que no fuera candidato, la percepción de la ciudadanía era y sigue siendo que había realizado un excelente trabajo en esta administración y que bien hubiera podido ser Gobernador, esta decisión bajaba a Gaby hasta un 5% de aceptación popular, su figura dependía de lo que Virgilio hacía o decía en ese momento, y en el decir, la población comentaba que se había vendido, que le habían dado un buen billete.
Se desapareció unos días de Manzanillo, 5 para ser precisos, tiempo en el que estuvo en la capital del país arreglando lo que más tarde sucedería, y que un servidor había anunciado en esta misma tribuna publicada el 8 de febrero intitulada de Dulce, de Chile y de Manteca, dando por sentada la decisión luego de obtener información privilegiada y que ya sabíamos que Virgilio se iba al Partido Verde por una diputación plurinominal, todos le dijeron a quien esto suscribe que estaba loco, y dos días después ya era adivino, comprobamos la información fidedigna solamente.
Pero todavía le iba a jugar el dedo con atole en la boca al panismo, se iba a sentar con Jorge Luis a tomarse la foto para el 22 de febrero pitorrearse de las elecciones internas del PAN y quitarle la candidatura ganada por cierto en los comicios internos a Enrique Alejandro Harris, y anunciarse como el abanderado en el Distrito XIII por la diputación local, mandando al imberbe político a la suplencia, y posteriormente a la banca, hoy desaparecido por Gabriela Sevilla quien contenderá con Sergio Sánchez Ochoa por esa curul.
La farsa ya no podía sostenerse, los tiempos se agotaban, y fue precisamente en el arranque de campaña de Jorge Luis Preciado, donde a viva voz gritó enardecido el abanderado blanquiazul, que se había vendido por una monedas, sin dar nombre, y con la presencia de la hoy candidata a la presidencia municipal que tenía la cara roja de vergüenza; la fractura estaba anunciada.
La fuga de Panistas en el estado, con la salida de Locho y Esmeralda, habían abierto huecos al panismo, que tuvo su daño colateral cuando los panistas que no concordaban con la candidatura de JLP, se unieron a Locho. Enojados otros panistas de ultranza, dieron la espalda al proyecto de Gaby y se unieron a Jorge Luis, quien de inmediato posicionó a su gente en las candidaturas a las diputaciones locales, dejando a Martha Sosa en el Distritito XII, al Mono Alejandro García en el Distrito XI y a Gabriela Sevilla en el Distrito XIII, dejándole solo el XIV al renegado perredista y nuevo Virgilista, que no panista, Luis Ayala el Güichín.
En la última charla de un servidor con Benavides Cobos, decía a viva voz que las encuestas la ponían 19 puntos porcentuales arriba de Pico, cuando eso se suscitaba –hace mes y medio aproximadamente-, apenas Zepeda González estaba pidiendo licencia al Congreso de la Unión para separarse del cargo, sin arrancar campaña. Hoy los números posicionan en 7 puntos porcentuales arriba al abanderado priísta a la presidencia municipal, que sigue trabajando fuertemente y podría ser mayor la diferencia en los días siguientes.