"El buen juez por su casa empieza" dice el PAN

Jueves, 12 Enero 2017 21:50 Escrito por  Redacción Publicado en Política Visto 806 veces
Valora este artículo
(0 votos)

En un comunicado firmado por Jesús Fuentes Martínez Presidente CDE PAN COLIMA dice que el gobernador JIPS lanza 10 medidas que según él y su gabinete le harán frente a la pésima decisión del Gobierno Federal al elevar un 20% los combustibles “gasolina y diésel” y el 4% de la energía eléctrica. Estas iniciativas que resultan claramente electoreras y populistas no ayudan a la economía de los colimenses, sino al contrario nos quieren orillar a hacer gastos innecesarios para cubrir y sanar sus atropellos en las erróneas decisiones del mandatario EPN.

 

Desplegado integro:

El gobernador está dispuesto a sacrificar a todos los ciudadanos empresarios, amas de casa, estudiantes, comerciantes, obreros, organizaciones civiles, y políticas. Sin tocar en ningún momento a su gobierno, el cual esta infestado de corrupción y de salarios desmedidos y no pone a consideración el quitar la gasolina y automóviles de lujo a sus funcionarios, y si de ahorrar energía se trata debería de crear energía alternativa para toda su infraestructura, ya que los ciudadanos pagamos sus altos consumos de electricidad para sus aires acondicionados y sus equipos eléctricos.

No se considera ayuda la exoneración de los impuestos sobre la nómina cuando en Colima no existen creaciones de empleo y ningún ámbito saludable para que las empresas inviertan en nuestra entidad, ya que somos un Estado catalogado como inseguro por sus altos índices de criminalidad como homicidios y robo a casa habitación.

No se puede pedir que se apriete el cinturón a los municipios cuando éstos están sin recursos y menos que apoyen a la sociedad sabiendo que no tienen de donde echar mano para esta encomienda de solidarizarse en cuanto a los problemas económicos venideros. Es absurdo pensar en programas de adultos mayores cuando aún se les debe pensiones a la mayoría de este vulnerable sector, quienes sufrieron los actos corruptos y malos manejos de la pasada y la actual administración.

Estas medidas en realidad no van a tapar ni parar la ola inflacionaria que se realiza en todos los sentidos, canasta básica, transportes y de insumos de primeras necesidades que el sector productivo necesita, y con esta ola todos sabemos que el poder adquisitivo de los ciudadanos está viéndose mermado por éste robo a mano armada del PRI Gobierno al bolsillo de los colimenses.

A Colima no solo le afecta el alza de precios en combustible sino los problemas medulares de los cuales nos tienen sumidos en uno de los Estados menos productivos y más inseguros del país siendo el primer lugar en homicidios dolosos y primer lugar en robos a casa habitación y además estar en la lista de los países internacionales como Estado no grato para ser visitado por los turistas. A su vez los ciudadanos estamos sufriendo los estragos de la pasada administración, la cual dejo a Colima sumido en la miseria al llevarse 2 mil millones y sabiendo quienes son los culpables de éste desfalco no se implementan acciones para recuperar ese dinero ni castigar a los funcionarios corruptos que participaron. Si de verdad el Gobierno del Estado quisiera ayudar a los colimenses estos dos mil millones se aportarían para subsidiar la gasolina y con ello se quedaría en un precio de $14.00 pesos durante todo el año, con esto se ayudaría a las familias de bajos recursos a restablecer su economía y de igual manera se tiene que invertir lo recaudado del avión a programas sociales de una forma transparente y a la vista pública.

El colimense espera más de sus gobernantes y quieren escuchar cómo se le defiende su patrimonio y su economía, al ver la negativa de no instruir a los diputados federales priistas en nuestro Estado para darle reversa al IEPS en las gasolinas solo se demuestra que a nuestro Gobernador no le importa la economía ni la estabilidad de Colima.

El CDE PAN Colima está en la misma dirección y en la misma estrategia que el CEN y su Presidente Ricardo Anaya, quien expuso que la solución al gravísimo problema que ha ocasionado esta decisión es muy clara y debe aplicarse con urgencia: hay que bajar los impuestos que encarecen el precio de las gasolinas, “la medida debe exigirse con firmeza pero sin violencia y sin afectar a terceros”.

Hizo un llamado al resto de las fuerzas políticas a centrar el debate en el replanteamiento de la política fiscal del actual gobierno priista, la cual ha castigado a las clases medias y a los sectores productivos del país, por ello invitó a ampliar y apoyar la propuesta del Grupo Parlamentario del PAN en la Cámara de Diputados, para reducir el IEPS en 50 por ciento y asimismo a todos los Grupos Parlamentarios de sus Estado a que hagan lo mismo para reducir este impuesto.