Ciudadanos y organizaciones civiles siguen en la lucha para que no se instale la planta de fertilizantes en la laguna de Cuyutlán así lo informó Rafael Solorio, asesor jurídico del movimiento ambiental Salvemos la Laguna.

Puntualizó que el Instituto de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable(IMADES) trabaja para que el vaso 3 y 4 de la laguna de Cuyutlán sea declarado Área Natural Protegida con lo que se blindaría esta zona y no podría instalarse esta planta ni ninguna otra que dañe la laguna.

Manifestó que la lucha continua y que los colimenses se han manifestado en contra de la instalación de esta planta porque lo ven como una afectación directa al medio ambiente y a la vida que hasta ahora se tiene en el municipio de Armería.

Recalco que la empresa no ha desistido de su intención de instalarse en ese municipio donde realizarían una inversión de mil 500 millones de dólares, por lo que temen que con dinero puedan comprar consciencias y lograr su cometido.