La Secretaría de Salud del Gobierno del Estado de Colima informó que la parálisis cerebral infantil se puede prevenir con adecuado seguimiento médico del embarazo y atención de calidad en el parto, por lo que recomendó a las embarazadas mantener el control prenatal para reducir riesgos o atender oportunamente problemas como infecciones durante los primeros meses de gestación.

Agregó que el diagnóstico de la parálisis cerebral se debe realizar durante los primeros tres años de vida mediante exploración física, estudios de resonancia magnética, entre otros más, así como la historia clínica desde el embarazo, parto y periodo neonatal.

Especialistas de la dependencia estatal indicaron que la parálisis cerebral infantil describe trastornos motores o del movimiento, ocasionados por daño cerebral, mismo que se puede desarrollar en el periodo prenatal, perinatal o posnatal, y es la causa del 10% de los casos de discapacidad.

Los síntomas incluyen dificultad y retraso del movimiento, del equilibrio y coordinación, rigidez muscular, movimientos involuntarios e incontrolados, inestabilidad y otras alteraciones neurológicas como dificultad de aprendizaje y epilepsia, los cuales se identifican en los primeros meses y años de vida.

Mencionaron que el tratamiento debe ser integral, con la participación de especialistas en pediatría, neurología, cardiología y neumología, además de otras áreas como psicología y fisioterapia ocupacional y de lenguaje.

La Secretaría de Salud dijo que, con la estrategia de Operación Salud Colima, el Gobierno del Estado conoce la importancia de las sillas de ruedas de control postural, mismas que son específicas para pacientes con parálisis cerebral, para facilitar el proceso de rehabilitación a terapeutas y brindar comodidad al paciente.

Reiteró que las sillas de control postural están diseñadas para que las niñas y los niños puedan desplazarse, comer sin ayuda, comunicarse, ir a la escuela, jugar con otros niños y niñas y realizar diversas actividades de manera independiente.